Un amor sin distracciones

Hace ya un tiempo cuando estaba soltera mis amigos se habían propuesto buscarme pareja. Decían “Una mujer tan bella e inteligente no puede estar sola”. ¿En serio?  ¿Cuál era la falla o el pecado de disfrutarme unos buenos meses a solas? Pero parecía que todos se habían tomado este tema muy a pecho. No faltaron las citas a ciegas y los encuentros casuales Contemporary en los cafés. Todo un fiasco para mí. Y con esto no quiero decir que no hubieron pretendientes con cierto potencial para novio. Ese no era el tema. El asunto estaba según mis amigos, en que yo exigía mucho. Me Instagram preguntaban si este no te gusta, ¿cómo es que lo quieres? Esta pregunta me provocaba mucha risa pues pareciera que andaban con la varita mágica de Harry Potter listos para concederme mis deseos. Todo iba wholesale nba jerseys bien hasta que yo abría la boca y decía mis requisitos básicos: Un hombre inteligente, educado, elegante, honesto, trabajador, con buen sentido del humor, sensible, familiar, auténtico, con valores y buen amante. Ante mis declaraciones uno de mis mejores amigos me dijo un día “a ese búscalo en ebay”.

Pasaron los meses y espere pacientemente. Yo no deseaba estar con alguien simplemente por estar. Estaba ocupada viviendo mi vida, disfrutándome y redescubriendome. Yo no buscaba un hombre para hacer un proyecto, ya yo tenía mi proyecto. Pasaban los días y conectaba  con mis anhelos y mis miedos. Había aprendido a mirar la naturaleza diferente. Ahora disfrutaba de limpiar y regar mis plantas. Ahora el estar a solas era un total disfrute. Cada día daba un paso más en dirección de mis metas y aprendía cosas nuevas. Y es que ya no tenía 15 años. Si existía un cheap nba jerseys dilema, no era que no había encontrado a alguien que me llenara verdaderamente, pues ya empfiehlt no me preocupaba estar sola sino estar con la persona equivocada, perder mi tiempo en estupideces. Yo buscaba un hombre que supiera desnudarme con la mirada y que me hiciera el amor con ropa en medio del todo. Un hombre que con una buena conversación me diera a probar tantito que yo quisiera más y más. Un hombre que se atreviera a retarme con su gallardía, su sensualidad sin rayar en lo vulgar. Un hombre que cuando descubriera que yo ya estaba enamorada, locamente enamorada de mi propia vida no se intimidara. Que cuando yo le pidiera que me desnudara y me hiciera el amor ya lo hubiéramos hecho incontables veces al conectar sexy. nuestras almas.

Y ese hombre llegó a mi vida y trajo consigo un amor sin distracciones ni juegos mentales. Así que, amigas mías, no se me distraigan con cualquier oferta ni salgan a la vida con hambre emocional pues pueden admitir en sus vidas cualquier hombre para saciar su apetito. Cuando tengas claro lo que quieres tu cerebro estará en alerta en apreciar los perfiles que encajen con tu criterio. Piensa cómo es ese hombre que puede venir aportar a tu proyecto y ayudarte cheap mlb jerseys avanzar en la vida. Tú mereces tener a alguien a tu lado que te aprecie y te acompañe en tu caminar, en las alegrías y las dificultades. Si el elegido no te valora, recuerda que no tienes que mendigar amor ni conformarte con migajas. Suelta y sigue tu camino. Conecta con tus deseos y tu proyecto de vida. Cuando “el” toque a tu puerta no te afanes en retenerlo, wholesale mlb jerseys pues el amor no se posee, más bien se disfruta. Penyakit Mientras el indicado llega conócete y aprende a reírte de ti misma. Vive con el corazón y los ojos abiertos y se feliz.

 

Comments

comments