Nunca será tu trabajo mantenerlo interesado.

Conmovedora carta “Nunca será tu trabajo mantenerlo interesado” que escribe un padre a su hija. El autor de la misiva es Kelly M. Flanagan, un psicólogo clínico estadounidense que dedicó estas líneas a su pequeña, y a “cada mujer adulta que he conocido dentro y fuera de mi oficina de terapia. Mujeres que nunca han conocido la voz de un papá”, además de “la generación de niños que se convertirán en hombres y que necesitan que les recuerde lo que es realmente importante”.

Leer más...

Una sesión de fotos en el AQUÍ y el AHORA

Es que los veo y aun no logro entender en qué momento crecieron. Mis hijos, mis muchachos… ¡Qué grande están! Diego se probaba distintas chaquetas mientras que Daniela definía sus cejas para quedar más linda en las fotos. Los veo vestirse y pedir opinión uno al otro: ¿Cómo me veo? ¿Me va bien esta chaqueta? ¿Mama cuál te gusta más, esta o esta? Nos alistábamos y ya vestidos y totalmente arreglados nos dispusimos a salir a una sesión de fotos que teníamos pautada. Los tres nos vimos en el espejo del ascensor y mis ojos no podían creer la imagen que proyectaban. A mi lado estaban una mujer y un hombre a quienes hace poco arrulle en mis brazos.

Leer más...

QUIÉREME BONITO es un sueño de madre y mujer. Desde que tuve a mi primer hijo Diego mis ojos capturaban instintivamente todo lo preocupante que sucedía con la niñez y la juventud dominicana. Cada vez que leía una noticia sobre un feminicidio decía “Dios libre a mi hijo”. Cada vez que recibía un caso de una niña con el alma y la vida rota producto de un noviazgo tóxico y maltratante pensaba en mi hija Daniela. Fueron muchas las noches que no podia dormir pensando en el mundo que le ha tocado a mis hijos y no puedo negarles, el miedo se apoderaba de mi.

Leer más...

Mamá, dime porque me amas.

Carta a mi hija:

Querida hija. Cada día que pasa me asombro más y más de la mujer que te has convertido. Hoy quiero agradecerte por regalarme tantas risas e ilusiones nuevas. Cada vez que te veo arreglar y ponerte linda me robas una sonrisa. Veo la mujer en que te has convertido. Como has cambiado las muñecas por labiales y carteras.

Leer más...

Un orgasmo y un millón de pendientes

Desde pequeña siempre soñaba con el día que me casara, tuviera mi propia casa y mis hijos. La idea era más bien parecido a la ilusión de “jugar muñeca”. Al igual que yo, sé que muchas mujeres se casan sin entender claramente la gran responsabilidad que conlleva un matrimonio y un hogar. Pareciera que ese amor que sentimos es un escudo que nos va proteger ante cualquier situación, tentación y reto. Muchos años después puedo decir que el sentimiento en si no es suficiente y que a lo que llamamos amor poco tiene que ver con esa sensación de mariposas en el estómago que sentimos cuando ese chico nos enamoraba.

Leer más...

10 cosas que hacen feliz a mi hija adolescente

En un abrir y cerrar de ojos mi pequeña niñita se ha convertido en toda una adolescente, a la cual le burbujea puro fuego en las venas. Sus cambios de humor se balancean más que el columpio de un trapecista y les juro que en más de una ocasión me he cuestionado que estoy haciendo mal como madre que no logro verla 100% feliz. Ja! ¡Que ilusa yo! Pensar que soy responsable del alboroto de esas despiadadas hormonas. Y entonces cuando recuerdo mi propia adolescencia me doy cuenta que esta es una etapa fascinante que debo gozarme por igual a las otras que le han precedido. Pues bien, hace ya un tiempo puse en marcha un plan de acción para acercarme más a su corazón y buscar la manera que ella desee tenerme cerca en un tiempo donde todas sus fibras gritan independencia.

Leer más...

Un amor sin distracciones

Hace ya un tiempo cuando estaba soltera mis amigos se habían propuesto buscarme pareja. Decían “Una mujer tan bella e inteligente no puede estar sola”. ¿En serio?  ¿Cuál era la falla o el pecado de disfrutarme unos buenos meses a solas? Pero parecía que todos se habían tomado este tema muy a pecho. No faltaron las citas a ciegas y los encuentros casuales Contemporary en los cafés. Todo un fiasco para mí. Y con esto no quiero decir que no hubieron pretendientes con cierto potencial para novio. Ese no era el tema. El asunto estaba según mis amigos, en que yo exigía mucho. Me Instagram preguntaban si este no te gusta, ¿cómo es que lo quieres? Esta pregunta me provocaba mucha risa pues pareciera que andaban con la varita mágica de Harry Potter listos para concederme mis deseos. Todo iba wholesale nba jerseys bien hasta que yo abría la boca y decía mis requisitos básicos: Un hombre inteligente, educado, elegante, honesto, trabajador, con buen sentido del humor, sensible, familiar, auténtico, con valores y buen amante. Ante mis declaraciones uno de mis mejores amigos me dijo un día “a ese búscalo en ebay”.

Leer más...